Mey Max, ¡Confesión y folleteo!