1000 Corridas: Halanna, ¡Me corro en su boca!